Cristian Soto L


Cristian Soto Lopez

Diseñador gráfico de profesión,  autodidacta y experimentador de la fotografía digital, un melómano de cuna: Éste es el triangulo actual con el que despliego  mi apetito de expresión. Con la inquietud constante de ver y escuchar a nuevas bandas y a músicos consagrados, una práctica de muchos años, retomé un hobbie que derivó en el estudio de la fotografía por un tramo de casi tres años.

Hace algún tiempo atrás, al descubrir una pequeña cámara digital, comencé una alquimia visual que se ha convertido en un interés desenfrenado por dejar registro de las sensaciones generadas en cada concierto. Sumando la cercanía de músicos, productores y el trabajo en varios medios periodísticos, fue el detonante final en estos últimos años para desarrollar y perfeccionar mi trabajo fotográfico, el cual me ha llevado a ser uno de los profesionales más requeridos a la hora de inmortalizar los conciertos internacionales más importantes que pisan suelo chileno y a las bandas nacionales más relevantes de esta última década.

Mi trabajo se puede ver en diversas publicaciones como el diario “El Mercurio” (www.elmercurio.com), Emol (www.emol.com), en la desaparecida versión chilena de la revista “Rolling Stone” y en sitios relacionados como www.RockNvivo.cl y www.musicapopular.cl

Facebook      Twitter


Cristián Soto López ha construido su historia como fotógrafo de música a partir de sesiones en terreno, en incontables conciertos de rock y pop. Pero hay algo más donde poner la mirada. Pocos autores son capaces de capturar la identidad de un músico en una imagen verbal hecha en el estudio fotográfico. En este sentido, sus retratos nos parecen más bien relatos. Y ahí está la serie de fotografías que ha realizado a los jazzistas chilenos para confirmarlo.

Iñigo Díaz Barahona
Periodista, El Mercurio / MusicaPopular.cl

Un concierto o un festival suele ser la hora de la verdad absoluta para un fotógrafo, obligado a jugar en esas condiciones contra la premura de las escasas dos canciones iniciales o menos a las que da derecho la credencial de prensa, contra la estrechez enrejada y habitual del sector destinado a los reporteros gráficos, contra la inmediatez propia de la música en vivo. Ahí no hay sesión fotográfica sino momentos fugaces. No corre la producción sino la instantaneidad. No valen los pergaminos sino el ojo certero del especialista cada vez. En una palabra es oficio. Cristian Soto López ha capturado así, en años de conciertos y en cientos de jornadas una tras otra, la juerga de Emir Kusturica, la pachorra de pelo cano de Tom Jones, la pasión en vivo de Michael Stipe ese día del triunfo de Obama en 2011, las cicatrices de años y quizás décadas de batallas sobre la madera en el bajo desvencijado de Sting, el misterio de las dos espadas de luz que Beto Cuevas blande por un segundo exacto en el escenario, el misterio del bandoneonista sin cabeza que toca en Bajo Fondo, el misterio de la luz interior que ilumina a María Fernanda Aldana de El Otro Yo y que hace florecer un girasol a su lado.

David Ponce
Periodista / MusicaPopular.cl